DronesATAQ, Yemen (AP) - Estados Unidos ha librado una guerra con aviones no tripulados en Yemen durante 16 años, tratando de suprimir la rama de al-Qaida aquí. Pero la campaña ha tenido un costo oculto: civiles cortados por los misiles de los drones.
 
No hay un recuento exhaustivo de muertes de civiles debido a la dificultad de confirmar las identidades y lealtades de los muertos. Pero en un examen de los ataques con aviones no tripulados solo este año, The Associated Press encontró que al menos 30 de los muertos probablemente no pertenecían a al-Qaida.
 
Eso es alrededor de un tercio de todos los que murieron en ataques con aviones no tripulados hasta el momento en 2018. El Pentágono no publica su evaluación de la cifra de muertos, pero una base de datos independiente considerada como una de las más creíbles para rastrear la violencia en Yemen, contó con 88 personas: militantes y no militantes - asesinados por drones este año.
El conteo de AP da un vistazo, incluso si está incompleto, a la frecuencia con la que los civiles son golpeados por golpes de aviones no tripulados, en un momento en que la administración Trump ha incrementado dramáticamente el uso de aviones no tripulados armados. Ha realizado 176 huelgas durante sus casi dos años en el cargo, en comparación con las 154 huelgas durante los ocho años de la administración de Obama, según un recuento realizado por la AP y la Oficina de Periodismo de Investigación.
 
El AP basó su cuenta en entrevistas con testigos, familias, líderes tribales y activistas. La mayoría de los muertos, 24, eran civiles; al menos otros 6 eran combatientes en las fuerzas progubernamentales, es decir, aparentemente del mismo lado de los EE. UU., que fueron golpeados en huelgas lejos de las líneas del frente mientras participaban en la vida civil.
 
Esta historia fue producida en colaboración con el Centro Pulitzer de Información de Crisis.
 
Drones1El número de aviones no tripulados pasa casi desapercibido en los conflictos de la región. Inmensamente mayor destrucción ha sido causada por aliados de Estados Unidos en la campaña aérea de la coalición liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes chiítas respaldados por Irán conocidos como los hutíes. Más de 57,000 civiles y combatientes han muerto en la guerra civil de Yemen, según algunos cálculos, y miles más pueden haber muerto de hambre causada por el conflicto.
 
Sin embargo, el asesinato de un hombre soltero, el periodista saudita Jamal Khashoggi, asesinado por agentes saudíes en el consulado de su propio país, ha provocado más revuelo internacional que cualquiera de esas muertes en una guerra librada por una coalición liderada por Arabia Saudita y horneada por los Estados Unidos.
 
En comparación, el número de drones estadounidenses en Yemen es de cientos, incluidos militantes y civiles. Varias bases de datos están tratando de rastrear las muertes, con resultados variables. La Oficina de Periodismo de Investigación contó hasta 1,020 muertos por huelgas de 2009 a 2016, bajo el mandato del Presidente Barack Obama, en comparación con hasta 205 muertos en 2017 y 2018. Otra base de datos, según el Proyecto de Datos y Eventos de Conflictos Armados, contó 331 muertos. últimos dos años
Contar civiles entre esas cifras se complica por la dificultad de determinar quién pertenece a al-Qaida en un país de múltiples milicias en guerra. Al-Qaida se ha unido a la batalla contra los hutíes, y muchos de sus combatientes se incorporan a las milicias armadas y financiadas por la coalición respaldada por Estados Unidos.
 
La campaña ha conseguido algunos éxitos militares. En 2015, las huelgas estadounidenses derrotaron a Nasser al-Wahishi, el principal líder de al-Qaida en la Península Arábiga, o AQPA, como se conoce a la rama yemení, y varios tenientes de alto rango.
 
Pero los drones han sido más efectivos para obligar a al-Qaida a limitar sus movimientos y esconderse en las montañas, evitar grandes reuniones y restringir el uso de teléfonos celulares. El grupo se retiró de las áreas que controlaba en el sur, pero se le permitió mantener las armas y el dinero bajo acuerdos secretos que alcanzó con los Emiratos Árabes Unidos, un miembro de la coalición.
 
A lo largo de los años, el costo de la búsqueda de altos cargos ha sido alto.
Por ejemplo, EE. UU. Mató al menos a 66 civiles, 31 de ellos niños, en la búsqueda fallida de un hombre, Qassim al-Rimi, uno de los fundadores de AQAP que en 2015 sucedió a al-Wahishi como jefe del grupo.
 
Esas muertes se produjeron en dos redadas, según informes, dirigidas a al-Rimi. La primera fue en 2009 en el pueblo sureño de al-Majalah. El segundo se produjo el 27 de enero de 2017, solo días después de la inauguración de Trump, en un asalto de las fuerzas especiales de EE. UU. A una aldea en la provincia de Bayda.
 
Las muertes de civiles vienen en una guerra llevada a cabo desde una gran distancia.
 
Los pilotos de aviones no tripulados trabajan de forma remota en las bases estadounidenses, la mayoría de las veces en los EE. UU., A veces en turnos de 11 a 14 horas alojados en habitaciones como contenedores de envío forrados con productos electrónicos. Operan basándose en la inteligencia de los informantes, pero también llevan a cabo los llamados "ataques de firma", basados ​​en la observación de patrones sospechosos de comportamiento. Tienen una lista de características, y si un sujeto en el terreno muestra varias de ellas, podría ser un objetivo, dijo un participante anterior al programa de aviones no tripulados a AP, quien habló bajo condición de anonimato para discutir las operaciones.
 
Los errores surgen de la mala inteligencia o la mala conducta, dijo. Los grupos de derechos han expresado su preocupación de que parte de la información puede provenir de prisioneros recluidos en cárceles dirigidas por milicias respaldadas por los Emiratos, donde la tortura está muy extendida.
 
Algunas de las huelgas de 2018 que el AP examinó parecían ser errores.
 
El 1 de enero, un misil teledirigido se estrelló contra una granja en la provincia de Bayda, donde Mohammed Mansar Abu Sarima, de 70 años, estaba sentado con un pariente más joven, matando a ambos, según un pariente, Mohammed Abu Sarima.
 
Los hombres muertos acababan de regresar de mediar en una disputa local. En un país donde los vínculos tribales son poderosos y el sistema de justicia es casi inexistente, tales mediaciones son comunes para resolver conflictos sobre la tierra o las muertes. Implican grandes reuniones de miembros de tribus que a menudo están armados, lo que potencialmente aumenta las sospechas de los operadores de drones.
 
"No tenemos ninguna afiliación. Son agricultores simples que no saben leer ni escribir ”, dijo el hermano. “Vivimos en el miedo. Los drones no abandonan el cielo ”.
 
Varias semanas después, a un pastor de 14 años, Yahia al-Hassbi, lo golpeó un dron mientras cuidaba a las cabras a varios kilómetros de un punto de control que Al Qaeda había intentado capturar recientemente. Fue asesinado junto con un trabajador de la construcción que pasaba en ese momento, según familiares y tres trabajadores locales de derechos humanos, quienes hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias.
 
Más al este, en la provincia de Hadramawt, los drones llevaron a cabo varios días consecutivos de huelgas en marzo, apuntando a vehículos en una carretera principal. Algunas de las huelgas mataron a militantes de Al Qaeda, según activistas de derechos humanos en el área.
 
Pero otros derribaron autos que transportaban personas que habían huido al área desde una provincia cercana, Jawf, para escapar de los combates. El misil de un avión no tripulado el 5 de marzo mató a un niño de 10 años, Ammer al-Mahshami, e hirió al conductor, según tres familiares. Cuatro días después, otro automóvil fue atropellado y mató a seis hombres y niños, entre ellos un niño de 14 años y otro de 18 años, que viajaban a un funeral.
 
Saleh al-Wahir, el hermano de uno de los muertos, estaba en un automóvil detrás de ellos. "Lo vi ante mis ojos", dijo de la explosión. "Los cuerpos fueron destrozados". Un informe de la oficina de Derechos Humanos de Jawf concluyó que los hombres eran civiles.
 
Los sobrevivientes son raros. Adel al-Mandhari contó cómo su automóvil fue lanzado al aire por el estallido de un misil de avión no tripulado. Perdió sus piernas y un brazo y fue quemado por todo el cuerpo. Los otros cuatro en el automóvil, su hermano, su tío, su primo y otro pariente, fueron asesinados. Ninguno estaba conectado a al-Qaida, dijo al-Mandhari, un funcionario público. Otros dos familiares y los tres trabajadores de derechos en Bayda confirmaron su cuenta.
 
Desde el ataque, al-Mandhari ha hablado con los medios de comunicación y los grupos de derechos, buscando formas de obtener una indemnización y una disculpa de los EE. UU. "Perdí la esperanza", dijo. "Nada va a suceder."
 
Incluso algunas huelgas que la AP no incluyó en su conteo pueden haber matado a civiles, aunque existe cierta disputa sobre ellos.
 
El 14 de mayo, dos hombres, Hussein al-Dayani y Abdullah al-Karbi, murieron cuando un avión no tripulado golpeó su camioneta en una zona de la provincia de Shabwa, donde se sabe que Al Qaeda tiene presencia.
 
El hermano de Al-Dayani, Khaled, negó que fueran militantes. Dijo que su hermano era un luchador en una milicia que luchaba contra los hutíes. "Estamos en contra de esa gente", dijo Khaled sobre al-Qaida.
 
Dos semanas después, un joven de 17 años, Mahdar Hussein al-Hag, murió en una huelga mientras conducía su motocicleta en la misma zona. El padre de Mahdar dijo que era un estudiante de secundaria y que regresaba de comprar vegetales. "Podría haber sido confundido con los jóvenes de al-Qaida que están activos en esta área".
 
Un oficial de seguridad yemení dijo que los muertos en esas huelgas eran todos miembros de Al Qaeda, aunque no proporcionó pruebas. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar con la prensa.

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Wheaton en el estado de Maryland cubriendo con sus 5,000 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia,1540 AM, es la señal radial hispana más antigua en la gran urbe de la capital de los Estados Unidos.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA
Cabina: 301-962-1540
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net