Bukele segundaSAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, saborea lo que parece ser una victoria aplastante en la reelección y arremete contra sus críticos internacionales y la prensa. El líder populista se ha declarado un presagio de la democracia, no el caso de estudio de la autocracia del siglo XXI que algunos temen.
Bukele dijo a miles de seguidores el domingo por la noche que El Salvador no ha conocido la democracia hasta ahora, aunque reconoció que su visión de ese ideal es distinta de la norma.
"Será la primera vez en un país que exista un solo partido en un sistema completamente democrático", dijo Bukele, y agregó que "toda la oposición en conjunto fue pulverizada".
Bukele será el primer presidente reelegido de El Salvador, tras las elecciones del domingo. La mayoría de su partido en el Congreso y un tribunal amistoso que le permitieron eludir una prohibición constitucional.
El lunes, Bukele tenía el 83% de los votos contra el 7% de su competidor más cercano, con votos de aproximadamente el 71% de los colegios electorales contabilizados en un proceso problemático plagado de fallas técnicas, según datos preliminares del Tribunal Supremo Electoral.
Bukele se describe a sí mismo como el “dictador más genial del mundo”, y sólo se esperaba que su firme control del poder se fortaleciera. Predijo que su partido Nuevas Ideas ganaría una mayoría aún mayor en el Congreso, pero el lunes se habían contabilizado los votos de sólo el 5% de los colegios electorales.
De ser cierto, los analistas dicen que el líder podría continuar su controvertida represión contra las pandillas y potencialmente reformar la constitución del país (una medida que ya propuso su gobierno una vez antes) para permanecer en el poder.
La vuelta de la victoria de Bukele fue recibida con un rugido de la multitud que vestía camisetas, bufandas, sombreros, títeres, máscaras y figuras de cartón de tamaño natural adornadas con su rostro. Pero otros dicen que la nación centroamericana se dirige por un camino peligroso que podría corroer la democracia y extenderse al resto de la región.
“No hay vuelta atrás”, dijo Eduardo Escobar, abogado y director de la organización no gubernamental Acción Ciudadana. “Esta elección significa la consolidación de un modelo de gobierno autoritario en El Salvador, ratificado por el pueblo”.
Bukele, de 42 años, ha encendido repetidamente las alarmas democráticas a lo largo de su presidencia, acusado de llenar los tribunales con partidarios leales y de alterar la ley salvadoreña para concentrar el poder en sus propias manos. Esto sigue siendo una preocupación para algunos, ya que está previsto que preste juramento para su segundo mandato el 1 de junio.
Pero muchos salvadoreños también lo adoran porque la controvertida represión de su gobierno contra las pandillas del país redujo drásticamente la violencia en lo que hace una década era uno de los países más peligrosos del mundo.
Muy popular, el “estado de emergencia” fue el punto culminante de los mensajes de campaña, y algo que Bukele prometió continuar a pesar de que originalmente solo era una medida temporal cuando el agitador comenzó su represión contra las pandillas hace casi dos años. Durante la emergencia, los funcionarios han detenido a más de 76.000 personas (más del 1% de la población de El Salvador) a menudo con muy poca evidencia y poco acceso al debido proceso.
Gabriel Gómez, de 44 años, estuvo entre los más de 1,6 millones de personas que votaron por Bukele. Al salir de una mesa de votación el domingo en el área de Mejicanos, anteriormente controlada por pandillas, dijo que incluso con preocupaciones constitucionales, preferiría vivir bajo las medidas de emergencia de Bukele.
Acusó a los partidos tradicionales de El Salvador –la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)– de haber “paseado por encima de la constitución” antes de que Bukele llegara al poder. Completamente desacreditados por su propia corrupción e ineficacia, esos partidos han obtenido sólo un porcentaje minúsculo de los votos.
"La Constitución nunca me dio seguridad, la Constitución no me alimentó", dijo. Las pandillas “solían matar a 50 personas por día. ¿Dónde nos protegía la constitución? Mataron a la hija de 13 años de mi cuñada, ¿dónde quedó la constitución entonces?”.
Aún así, las tácticas de Bukele han provocado feroces críticas por parte de algunos en toda la región.
Los observadores de derechos humanos acusaron a su gobierno de cometer abusos generalizados contra los derechos humanos en la represión de las pandillas y de torturar y causar la muerte de más de 150 reclusos. El gobierno de Estados Unidos ha sancionado a miembros de su gobierno por negociar con las pandillas del país, algo que Bukele niega rotundamente.
Sin embargo, la administración Biden ha suavizado su tono con Bukele, ya que su gobierno ha cooperado con Estados Unidos en su agenda para frenar los niveles históricos de migración hacia el norte. El lunes, el secretario de Estado, Antony Blinken, felicitó a Bukele por su victoria y agregó que “Estados Unidos seguirá priorizando la buena gobernanza, la prosperidad económica inclusiva, las garantías de un juicio justo y los derechos humanos en El Salvador”.
Esto se produjo después de que Bukele dedicara más de la mitad de su discurso de victoria a atacar a críticos y periodistas extranjeros. Culpó a décadas de derramamiento de sangre, guerra civil y violencia de pandillas a la intromisión extranjera de gobiernos como el de Estados Unidos, que financió al ejército de El Salvador durante el conflicto civil del país.
“Le pregunto a estos organismos, a los gobiernos extranjeros, a estos periodistas: ¿Por qué quieren que nos matemos entre nosotros?” él dijo. “¿Por qué quieren ver la sangre de los salvadoreños? ¿Por qué no están contentos de que la sangre no fluya en nuestro país como antes? ¿Por qué deberíamos morir nosotros y nuestros hijos?
El discurso generó preocupación en la prensa de El Salvador, que ha enfrentado acoso y ataques legales por parte del gobierno de Bukele, y también fue víctima del poderoso software espía Pegasus, a menudo utilizado por los gobiernos para espiar a sus adversarios.
“Lo tengo claro después de su discurso: el próximo enemigo prioritario a destruir por Bukele será la prensa independiente”, escribió el periodista salvadoreño Óscar Martínez en un post en la plataforma X.
Martínez es el director de noticias de la organización de noticias de investigación El Faro. Su equipo tuvo que trasladar su base de El Salvador a Costa Rica el año pasado, citando acoso continuo y preocupaciones de futuros ataques.
Bukele también dijo que la clave para resolver los problemas de larga data de El Salvador era ignorar el concepto de “falsa democracia” impuesto por críticos externos y utilizar la “supermayoría” de su partido para lograr cambios en el país.
Escobar, de Acción Ciudadana con sede en El Salvador, dijo que la capacidad de Bukele para impulsar su agenda depende en gran medida de su control del Congreso. Sus medidas de seguridad de “estado de emergencia” que le han dado al líder una popularidad vertiginosa son aprobadas mes a mes por los legisladores que han controlado el organismo desde 2021. También necesitaría esa mayoría para cumplir sus promesas de campaña y continuar haciendo grandes cambios en el Congreso Central. País americano.
Haciéndose eco de otros críticos, dijo que si Bukele gana suficientes escaños en el Congreso, el gobierno podría reformar la constitución, abriendo la posibilidad de que Bukele se postule para otro mandato.
Si bien Bukele ha dicho que postularse para un tercer mandato no es legal según la constitución actual, su compañero de fórmula dejó abierta la posibilidad de un tercer mandato si se cambiaba la ley en una entrevista con The Associated Press.
“Si se cambia la constitución, (Bukele) quiere hacerlo y la constitución lo permite, supongo que podría hacerlo”, dijo Ulloa. “Un tercer (mandato) no está permitido según la constitución actual. No digo que no sea posible si cambia”.
POR  MEGAN JANETSKY
(Fototo AP/Salvador Meléndez

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

037165991
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
22357
35478
22357
829663
721700
37165991

Tu IP desde donde navegas es: 34.239.154.201
26-02-2024 22:14