James TylorLOS ÁNGELES (AP) — En su mente se ha ido a Carolina y estará de gira durante gran parte de 2024.
Poco después de cumplir 76 años, James Taylor & His All-Star Band llevará su espectáculo de gira por los Estados Unidos, visitando 24 ciudades para 31 espectáculos en cinco meses.
Por Zoom desde su estudio en el oeste de Massachusetts, Taylor le dice a The Associated Press: “Ha pasado septiembre desde la última vez que salí”. Eso, dice, es “mucho tiempo para mí”.
La gira comienza en Los Ángeles en el Hollywood Bowl el 29 de mayo y finaliza en el Wolf Trap Filene Center en Vienna, Virginia, el 15 de septiembre.
La gira llega a Salt Lake City; Morrison, Colorado; Kansas City, Misuri; San Louis; Parque Highland, Illinois; Noblesville, Indiana; Nashville, Tennessee; Little Rock del Norte, Arkansas; Thackerville, Oklahoma; Clarkston, Míchigan; Centro Darién, Nueva York; Siracusa, Nueva York; Bethel Woods, Nueva York; Bangor, Maine; Gilford, Nueva Hampshire; Lenox, Massachusetts; Filadelfia; Wantagh, Nueva York; Saratoga Springs, Nueva York; Bridgeport, Connecticut; Burgettstown, Pensilvania y Boston.
Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y brevedad.
AP: Antes de la gira continental por Estados Unidos, te dirigirás a Japón, Filipinas, Australia, Nueva Zelanda y Hawaii. ¿Qué lo mantiene interesante?
TAYLOR: La audiencia, siempre. El evento en sí nunca ha dejado de proporcionar la motivación y la energía necesarias. Sabes, es muy convincente recorrer una gran distancia y encontrar una multitud de personas que han comprado entradas para venir a verme a mí y a la banda tocar de nuevo.
Con el tiempo es algo que se aprende a hacer, a mantener las fuerzas, a mantener la salud... además, no hago más de un par de shows seguidos sin día libre. Haré más que eso si estoy en una ciudad, pero en términos generales, ahora tomamos nuestro propio ritmo.
AP: Ese es un buen consejo.
TAYLOR: Definitivamente me quemé varias veces.
AP: Te presentarás en Tanglewood, en tu estado natal de Massachusetts, 50 años desde que actuaste allí por primera vez. ¿Qué significado tiene?
TAYLOR: Estaba tratando de averiguar si fueron 50 años o 50 shows los que estuve tocando en Tanglewood, y resulta que son ambas cosas. En 1974 jugué allí por primera vez. El promedio es uno por año, aunque en un momento nos saltamos una década entera.
Tuvimos un episodio en el que uno de los miembros de mi equipo, en un ataque de resentimiento, condujo un camión por el césped de Tanglewood y lo arruinó. Le dijeron que tenía que sacar el camión del césped porque había estado lloviendo y estaba dejando una huella en él. Mientras nos derrumbamos después del show, él conducía hasta allí para descargar la mesa de mezclas y esas cosas. Pero puso marcha atrás, pisó el acelerador y abrió una gran depresión, un gran surco en el césped de Tanglewood. Y nunca me pidieron que volviera. Fue sólo cuando (mi esposa) Kim apareció y resucitó mi reputación que se me permitió regresar.
Ha sido un gran privilegio... Ha resultado ser algo grandioso para mí tocar en Tanglewood todos los años.
AP: ¿Un aniversario como ese (50 años) le permite reflexionar sobre su carrera?
TAYLOR: Este es el momento de la vida en el que sientes que debes ponerte en contacto con un abogado y hacer un testamento. Verá, la generación anterior, las personas que fueron sus amigos y mentores, revisando uno por uno . Es un momento en el que sientes que las cosas se están resumiendo un poco y empiezas a pensar en todo como una totalidad. Ya sabes, una línea de una de mis canciones, "Copperline", es "Sólo viviré hasta el final de la semana", y creo que eso realmente me describe.
Pero, ya sabes, es un período de tiempo en el que miras hacia atrás y ves todo, es importante no internalizar esa idea de ser algo importante. Es importante centrarse en lo que haces y en ese oficio que te permite tener tu lugar en el mundo.
AP: ¿Qué te ha permitido aprender eso?
TAYLOR: A medida que pasa el tiempo, creo que está mal que las personas juzguen a otras personas e incluso las evalúen y, sin embargo, es algo que hacemos constantemente y no podemos evitarlo. Pero deberíamos mitigarlo sabiendo que cuando juzgamos a alguien, nos equivocamos. Ellos saben quiénes son y nosotros no. Pero, por supuesto, de millones de maneras, durante todo el día, nos evaluamos a nosotros mismos y a otras personas y es complicado. No depende de mí determinar cuál será mi posición final en la cultura popular dentro de 50 años.
AP: Eso también es un juicio de valor.
TAYLOR: Veo gente vendiendo los derechos de sus catálogos. Esa expresión musical de la generación del baby boom, que ocurrió entre el 62 y 1980, ese tipo de 20 años de actividad asombrosa que sucedieron, yo estuve en el centro de todo eso y de hecho comencé en Londres con los Beatles . Entonces, tuve una sensación real de este fenómeno generacional en el que la música de la que yo formaba parte era una característica importante del paisaje y nos estábamos comunicando entre nosotros. Allí inventamos un tipo de música. Fue predicho por el Rhythm and Blues y la música folklórica. Y esos dos resurgimientos en cierto modo lo alimentaron y lo abastecieron. Era grande.
Ves a esas personas ahora, que generalmente pertenecen a mi grupo de edad, venden los derechos de sus catálogos y evalúan el valor de la producción de su vida. Ya sabes, David Bowie se vendió por unos 250 millones. Creo que (Bob) Dylan ... obtuvo como 300 millones... Se dice que (Bruce) Springsteen obtuvo más que eso, como 500 millones o algo así. Es algo así como dinero de monopolio.
AP: ¿Qué esperas que la gente se lleve de tu show en vivo? ¿Estás trabajando en un nuevo álbum?
TAYLOR: Siento que tengo otro dentro de mí, suena como un huevo, pero estoy escribiendo un poco.
Y en cuanto a lo que espero que la gente obtenga de las presentaciones en vivo, espero que les lleven una sensación de conexión. Ya sabes, la música en vivo, algo a lo que estoy tan apegado a ella, por lo que no puedo dejarla pasar, es que hay algo que sucede cuando la gente se reúne durante un par de horas durante dos o tres horas y tener una especie de experiencia colectiva.
Es indescriptible. Te preparas para ello, pero cuando sucede, es espontáneo y, en cierto modo, único. Me encanta cuando eso sucede, y sucede la mayoría de las noches.
AP: Llámanos si consideras vender tu catálogo.
TAYLOR: Si alguien viene husmeando, me pondré en contacto.
MARÍA SHERMAN
Periodista musical
(Foto de Charles Sykes/Invision/AP, Archivo)

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

038320288
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
1593
18940
92424
243481
823886
38320288

Tu IP desde donde navegas es: 3.227.240.72
13-04-2024 05:31