fronteriza poiciaSAN DIEGO (AP) — Un juez federal cuestionó duramente el viernes la posición de la administración Biden de que no tiene ninguna responsabilidad por albergar y alimentar a los niños migrantes mientras esperan en campamentos improvisados ​​a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.
La Patrulla Fronteriza no cuestiona las condiciones en los campamentos, donde los migrantes esperan bajo cielos abiertos o, a veces, en tiendas de campaña o estructuras hechas de ramas de árboles mientras les falta comida y agua. Los migrantes, que cruzaron la frontera ilegalmente, esperan allí a que agentes de la Patrulla Fronteriza los arresten y procesen. La pregunta es si están bajo custodia legal.
Eso iniciaría un límite de 72 horas sobre el tiempo que los niños pueden ser retenidos y requeriría servicios médicos de emergencia y garantías de seguridad física, entre otras cosas.
La jueza de distrito estadounidense Dolly Gee dijo que las pruebas presentadas por grupos de defensa de los inmigrantes parecían respaldar la definición de custodia legal. “¿Son libres de irse?” ella preguntó.
“Siempre y cuando no avancen hacia Estados Unidos”, respondió el abogado del Departamento de Justicia, Fizza Batool.
Gee, quien fue designado por el ex presidente demócrata Bill Clinton, reconoció que era complicado – “como bailar sobre la cabeza de un alfiler” – porque algunos niños llegan solos a los campamentos y no son enviados allí por agentes de la Patrulla Fronteriza.
Los defensores están tratando de hacer cumplir un acuerdo supervisado por un tribunal de 1997 sobre las condiciones de custodia de los niños migrantes, que incluye el límite de tiempo y servicios que incluyen baños, lavabos y controles de temperatura. Gee no se pronunció después de una audiencia de media hora en Los Ángeles.
Los niños que viajan solos deben ser entregados en un plazo de 72 horas al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, que generalmente los entrega a familiares en Estados Unidos mientras un juez de inmigración considera el asilo. Las familias que solicitan asilo suelen ser liberadas en Estados Unidos mientras sus casos avanzan en los tribunales.
El desafío legal se centra en dos áreas de California: una entre dos vallas fronterizas en San Diego y otra en una remota región montañosa al este de San Diego. Cuando el número de migrantes fue particularmente alto el año pasado, esperaron varios días para ser arrestados y procesados ​​por agentes abrumados de la Patrulla Fronteriza. De mayo a diciembre, los agentes distribuyeron pulseras de colores para priorizar a quién procesar primero.
Los defensores dicen que la Patrulla Fronteriza a menudo dirige a los migrantes a los campamentos, y a veces incluso los lleva hasta allí. A menudo se ve a los agentes cerca manteniendo una ligera vigilancia hasta que llegan los autobuses y furgonetas.
El Departamento de Justicia, que rechaza la etiqueta de “lugares de detención al aire libre” que utilizan sus defensores, afirma que los contrabandistas envían a los inmigrantes a campos. Dice que el hecho de que los agentes les den agua y refrigerios es un gesto humanitario y que cualquier agente que envíe, o incluso escolte, a migrantes allí "no es diferente a cualquier oficial de policía que dirija el tráfico intenso para evitar el desorden y el desorden".
La Patrulla Fronteriza generalmente arresta a migrantes en los campamentos dentro de las 12 horas posteriores a su encuentro, en comparación con las 24 horas del año pasado, dijo Brent Schwerdtfeger, un alto funcionario del sector de la agencia en San Diego, en un expediente judicial. La agencia ha más que duplicado el número de autobuses en el área de San Diego a 15 para un procesamiento más rápido.
El viernes, 33 migrantes, incluidos dos niños pequeños, esperaron entre los muros fronterizos en San Diego hasta que llegaron agentes para pedirles que vaciaran sus bolsillos, se quitaran los cordones de los zapatos y se sometieran a registros de armas antes de ser llevados en camionetas a una estación de detención. Eran principalmente de China e India, y otros de Afganistán, Azerbaiyán y Georgia. Los agentes les hablaron en inglés.
Pedro Ríos, voluntario del Comité Estadounidense de Amigos de Servicio, entregó sándwiches de pavo y té y café calientes a través de espacios en el muro fronterizo. Le dio analgésicos y ungüentos a una mujer china que cojeaba y que se había caído de la pared.
Kedian William, de 38 años, dijo que dejó a su hija de 10 años con su familia en Jamaica porque no podía pagar el viaje, incluido el pasaje aéreo a México, pero que el asma habría dificultado el viaje para su hija de todos modos. Planeaba solicitar asilo y establecerse con su familia en Nueva York, después de haber huido de su casa después de que su cuñada, el marido de su cuñada y su hijo fueran asesinados el año pasado.
William dijo que intentó llegar al campamento el miércoles, pero huyó de regreso a Tijuana para evitar que las autoridades mexicanas la persiguieran. Lo intentó de nuevo un día después, esperando seis horas en suelo estadounidense a que los agentes la recogieran para procesarla.
POR  ELLIOT SPAGAT
(Foto AP/Elliot Spagat)

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

038319823
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
1128
18940
91959
243016
823886
38319823

Tu IP desde donde navegas es: 3.227.240.72
13-04-2024 04:42