MigrantesenfronteraTIJUANA, México (AP) - Los primeros miembros de una caravana de centroamericanos en llegar a la frontera de Estados Unidos durmieron en refugios hacinados y en tiendas de campaña con la vista de agentes armados de la Patrulla Fronteriza de EE. UU., Muchos dicen que esperarán a que otros inmigrantes se unan a ellos Antes de hacer sus próximos movimientos.
 
Cientos de migrantes han llegado en autobús a Tijuana desde el martes, ocupando el poco espacio disponible en los refugios de la ciudad y derramándose en una plaza frente al mar, entre una antigua plaza de toros y una cerca fronteriza con un cable de concertina recientemente instalado.
Algunos hombres se subieron a la cerca para mirar el otro lado el miércoles. Las mujeres y los niños pequeños que dormían en tiendas de campaña en la plaza podían ver a agentes de la Patrulla Fronteriza llevando ametralladoras en camuflaje con el horizonte de San Diego en la distancia.
 
El refugio Juventud 2000 exprimió a 15 mujeres y sus hijos, lo que elevó la ocupación a casi 200, o duplicó su capacidad regular. Otros fueron rechazados. Varias docenas de inmigrantes, en su mayoría hombres solteros, pasaron la noche en una playa cortada por el imponente muro fronterizo de barras de metal.
 
Los primeros en llegar generalmente recibieron una cálida bienvenida a pesar del sistema de refugios de Tijuana para albergar a los migrantes que están en su capacidad. Los migrantes se alinearon para buscar comida mientras los médicos revisaban los resfriados y otras enfermedades.
Algunos migrantes dijeron que buscarían asilo en un cruce de la frontera de los Estados Unidos, mientras que otros dijeron que podrían intentar eludir a las autoridades de los Estados Unidos cruzando ilegalmente o tal vez establecerse en Tijuana. Pero una docena de personas entrevistadas el miércoles dijeron que primero esperarían a que lleguen otros de la caravana de migrantes y recopilen más información.
 
"Tenemos que ver lo que nos ofrecen, solo para que no nos envíen de vuelta a nuestro país", dijo Jairon Sorto, un hondureño de 22 años que llegó en autobús el miércoles.
 
Sorto dijo que consideraría quedarse en Tijuana si pudiera obtener asilo de México. Dijo que se negó a considerar la oferta de asilo de México en la parte sur del país porque estaba muy cerca de Honduras y se sentía inseguro por las pandillas de su país.
 
Mientras tanto, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, visitó a las tropas estadounidenses apostadas en la frontera de Texas y dijo que el despliegue de personal militar ordenado por el presidente Donald Trump brinda un buen entrenamiento para la guerra, a pesar de las críticas de que el esfuerzo es un desperdicio de dinero de los contribuyentes y un truco político . La mayoría de las tropas están en Texas, a más de 1,500 millas de donde llega la caravana.
El miércoles, no hubo evidencia de miembros de caravanas en el cruce fronterizo principal de Tijuana a San Diego, donde los solicitantes de asilo se reúnen cada mañana. El puerto de entrada de San Ysidro, el cruce más transitado en la frontera entre México y Estados Unidos, procesa solo unas 100 solicitudes de asilo por día, lo que da como resultado una espera de cinco semanas, incluso antes de que los inmigrantes en la caravana comenzaran a llegar.
 
La primera oleada de migrantes en la caravana, que se convirtió en un tema central de las recientes elecciones en los Estados Unidos, comenzó a llegar a Tijuana en los últimos días, y su número ha aumentado cada día. La mayor parte de la caravana principal parecía estar a unas 1.100 millas (1.800 kilómetros) de la frontera, pero recientemente se ha estado moviendo cientos de millas al día en autocares en camiones y autobuses.
 
México ofreció visas de refugio, asilo y trabajo a los migrantes, y su gobierno dijo el lunes que se habían otorgado 2.697 visas temporales a individuos y familias para cubrirlos durante el proceso de solicitud de 45 días para un estado más permanente. Unos 533 migrantes habían solicitado un retorno voluntario a sus países, dijo el gobierno.
 
Los centroamericanos en la caravana son los últimos migrantes que llegan a Tijuana con la esperanza de cruzar a los Estados Unidos. Los refugios de Tijuana en 2016 albergaban a haitianos que llegaron a miles de personas después de salir de Brasil con planes de llegar a los EE. UU. Desde entonces, varios miles de haitianos han permanecido en Tijuana, en busca de trabajo. Algunos se han casado con residentes locales y se han inscrito en universidades locales.
 
Claudia Coello, una hondureña de 43 años, dijo que estaba agotada después de cuatro días de autoestop y viajes en autobús desde la ciudad de México con sus dos hijos, dos nueras y un nieto de 1 año. Mientras observaba a su nuera y su nieto tumbados en una tienda donada, dijo que esperaría a que los líderes de las caravanas le explicaran sus opciones.
 
Algunas personas acampaban en la plaza de la playa de Tijuana, mientras que la mayoría, como Henry Salinas, de 30 años, de Honduras, planeaban dormir allí a la intemperie. Al decir que tenía la intención de esperar a que lleguen miles de personas más en la caravana, Salinas dijo que esperaba saltar la cerca de la frontera en un grupo grande al mismo tiempo, abrumando a los agentes de la Patrulla Fronteriza.
 
"Va a ser todo contra uno, uno contra todos". Toda Centroamérica contra uno, y uno contra Centroamérica. ... Todos contra Trump, y Trump contra todos ", dijo.
 
El miércoles, los autobuses y camiones llevaron a algunos migrantes al estado de Sinaloa a lo largo del Golfo de California y más hacia el norte hasta el estado fronterizo de Sonora. El reverendo Miguel Ángel Soto, director de la Casa de Migrante en la capital de Culiacán, Sinaloa, dijo que alrededor de 2,000 migrantes habían llegado a esa área.
 
También se reportaron pequeños grupos en las ciudades del norte de Saltillo y Monterrey, en la región cerca de Texas.
 
Cerca de 1,300 migrantes en una segunda caravana descansaban en un estadio de la Ciudad de México donde el primer grupo se quedó varios días la semana pasada. Para la madrugada del miércoles, otros 1.100 inmigrantes de una tercera y última caravana también llegaron al estadio.
 
Como la mayoría de los de la tercera caravana, el migrante Javier Pineda es de El Salvador y espera llegar a los Estados Unidos. Al referirse al primer grupo que se acerca al final del viaje, Pineda dijo que "si pudieran hacerlo, no hay razón para que no podamos".

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

037167000
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
23366
35478
23366
830672
721700
37167000

Tu IP desde donde navegas es: 34.239.154.201
26-02-2024 23:18